Ocurrió por primera vez a fines de enero. Fue mediante un correo electrónico en que el Departamento de Justicia de Estados Unidos se contactó con el fiscal jefe regional de Valparaíso, Pablo Gómez, para conocer detalles de la investigación llevada a cabo bajo la arista SQM. La idea del organismo norteamericano es conocer si es que la empresa cometió delitos que puedan ser penados por su jurisdicción, ya que la minera no metálica también tiene accionistas en EEUU.

Tras el primer contacto, comenzaron a realizarse permanentes contactos entre la Justicia norteamericana y la Fiscalía, tanto así que ya se sostuvo una videoconferencia. 

“En la fiscalía contamos con la Unidad de Asuntos Internacionales y Extradiciones (Uciex) y con ellos vamos a tratar este requerimiento internacional y vamos a poder trabajar en manera conjunta con ellos en lo que sientan que es necesario”, dijo a La Tercera el fiscal Gómez, a cargo de liderar la investigación de SQM.

Cabe señalar que los accionistas minoritarios de la minera no metálica en Estados Unidos iniciaron ya iniciaron un proceso judicial en contra de SQM, pues alegan que su involucramiento en casos de financiamiento irregular de la política en Chile generaron bajas en las acciones a nivel internacional, generando perjuicios económicos. 

En ese sentido, existe una demanda en la corte del Distrito Sur de Nueva York y por eso es que se produce el acercamiento de parte de la justicia norteamericana.

De hecho, abogados del Consejo de Defensa del Estado (CDE) sirvieron de mediadores entre las solicitudes del Departamento de Justicia norteamericano y la fiscalía chilena. La idea es conocer si existe o no una violación a la Foreing Corrupt Practices Act (FCPA) y, si es que se determina que sí hubo vulneraciones a ese tratado, SQM podría arriesgar multas millonarias. 

PUB/JLM