A través de un documento de tres carillas, firmado por un grupo de ex ministros, subsecretarios, superintendentes, jefes de servicio y diversas autoridades de diversas áreas de los gobiernos de la Concertación, los militantes y simpatizantes de la Democracia Cristiana (DC) criticó el actuar de la administración de Michelle Bachelet.

El documento pone en jaque el rumbo que ha tomado el actual mandato y sus reformas, en medio del complejo momento que vive la DC en La Moneda, luego de que la Mandataria no incluyera en su viaje a La Araucana al ministro del Interior, Jorge Burgos.

“Progresismo sin progreso: ¿El legado de la Nueva Mayoría en Chile?”, es el título de la enmienda firmada, por Mariana Aylwin, Eduardo Aninat, Pedro García, Hugo y Jaime Lavados, Álvaro Clarke, Clemente Pérez, Jorge Frei, Rodolfo Seguel, Manuel Inostroza, Guillermo Le Fort, Felipe Del Río, Walter Oliva, Ernesto Tironi, Rodrigo Moraga, Ernesto Evans, Mario Jerez, Ana Luz Durán, Gabriela Riutort, Germán Acuña, Claudio Mundi, Santiago Venegas, Dieter Linneberg, José Jiménez, Jorge Araya y Mauricio Olavarría.

El texto, publicado por el diario El Mercurio, manifiesta que “sin duda faltan muchos logros por alcanzar y desafíos por emprender, pero hoy percibimos que, en lugar de seguir avanzando, lo conseguido con mucho esfuerzo está en riesgo de perderse por un diagnóstico errado y un mal diseño de políticas públicas. Para enfrentar este problema se requiere una profunda corrección”.

"El progreso del país requiere transparencia y apego a la ley. Los inaceptables abusos e irregularidades de algunos nos terminan perjudicando a todos, castigando a amplios sectores de la población, y afectando la legitimidad y confianza en las empresas e instituciones públicas, y más importante aún, en el sistema democrático”, agrega la enmienda.

En ese sentido, el grupo de militantes DC expone duramente que “como la mayoría de los chilenos, no estamos dispuestos a cualquier reforma que pudiera descarrilar el crecimiento y echar por la borda lo ya logrado. No estamos conformes con las que se están implementando, ni contenidos ni en procedimientos, y hacemos un llamado a reorientar la mirada de quienes en el gobierno han preferido el apresuramiento a la calidad”.

Las modificaciones profundas que no validan quienes firman la carta, corresponde a las del plano económico y a la educación, las cuales han sido las bases del actual mandato de Michelle Bachelet, puesto que “vemos con preocupación que se impone una tendencia que privilegia expandir el rol del Estado sobre la solución efectiva de los problemas que se enfrentan y de gestionar solo desde la cúpula burocrática, sin reconocer el rol subsidiario del Estado”

"El PDC debe cumplir el sano rol articulador del encuentro de las mayorías del país, que buscan el desarrollo, la paz y el respeto para todos los ciudadanos. Ese fue el espíritu que primó en los gobiernos de la Concertación”, concluye el texto.

 

PUB/CRR