“Aquí se ha tratado de armar una falsa polémica, porque yo no conozco a nadie que esté en contra de las clases sobre educación sexual. La pregunta no es si debiese existir, sino que es cuál es el contenido que se entrega”, comenta el abogado y director ejecutivo de “Comunidad y Justicia”, Tomás Henríquez. Por ley todos los colegios tienen que tener planes de educación sexual, sin embargo y lo que no puede pasar según Henríquez, es que se excluya a los padres. “Constitucionalmente y a través de tratados internacionales, los papás tienen garantizado el derecho a que sus hijos reciban la educación ética y moral que ellos quieran según sus convicciones (..) Está mal que no se les haya considerado”, explica el profesional.

En entrevista con Publimetro, la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá señaló que era “importante aclarar algo, que al parecer no todo el mundo tiene presente: la legislación chilena dice que los adolescentes chilenos mayores de 14 años tienen derecho a la información sobre sexualidad. Es un derecho de cual ellos son titulares. No está mediado por la opinión de sus padres”, información que según el abogado Tomás Henríquez estaría herrada. “Tohá está equivocada. La Convención sobre Derechos del Niño, que por definición toma como niños a todos los menores de 18 años., señala que tienen derecho al acceso a  la información, que es donde se encuadra su derecho a educación sexual. Sin embargo, también dice que ninguno de los derechos que se ejercen respecto de los niños, pueden desconocer y tienen que conciliarse con los derechos y deberes que tienen los padres”, explica el director de “Comunidad y Justicia”. “Los niños por regla general, y esto incluye a los adolescentes, no ejercen sus derechos de forma autónoma, si no que lo hacen guiados y en muchos casos representados por sus padres”, agregó.

El rol de los padres desde la arista sicológica

Según explica la psicóloga de la Universidad Diego Portales, Eliana Navarrete, “el origen de la educación viene de los padres y los colegios se gestaron como una herramienta para apoyar a los padres en la educación y bueno, de ahí se fue desarrollando”, por lo que “el rol de los padres sigue siendo y siempre será muy importante”.

Navarrete destaca que el libro “100 Preguntas sobre sexualidad adolescente” es una gran herramienta para abordar temáticas de la sexualidad en dicha etapa de desarrollo, pero también señala que hubiese sido ideal que los padres revisaran el material antes “para ver si les parece incluso trabajar ellos mismos el contenido con sus hijos”. La profesional considera que libro tiene un impacto positivo, ya que vino a responder muchas dudas de los jóvenes y considera que la disputa respecto al contenido se produjo a razón de que “cualquier temática que tenga que ver con educación valórica va a ser compleja de equilibrar entre Estado y familia”. Para la psicóloga de la UDP, hay una sensibilidad social respecto al tema, por diferencias generacionales y porque aún es un tema algo tabú, pero a pesar de aquello, se debió generar el espacio para que los padres tuviesen un rol más activo en la selección de contenido para el libro, como tal vez haber generado un tercer comité de padres y apoderados.

Recomendaciones

En base a lo anterior, la psicóloga Eliana Navarrete recomienda que los padres generen un ambiente de confianza con sus hijos, al igual que los orientadores de los colegios, para que al momento de trabajar estas temáticas, se puedan tratar en un ambiente cómodo para todos quienes participen en el proceso.

También recomienda que, si bien el libro no será una lectura de carácter obligatorio, si el colegio decide trabajar con el material, debe ser una acción coordinada y que cuente con la opinión de los padres, ya que la educación de los niños es deber de ambas instituciones: escuelas y familias.

Navarrete no descarta la idea de que se haga una reedición del libro. “El libro es una gran herramienta y es bueno que esté disponible para ser usada como tal, pero la familia es relevante en la educación, sobre todo cuando se relaciona con temas valóricos, por lo que debió tomar un rol más activo en la confección de este texto”. Cabe destacar que la alcaldesa Tohá mencionó que en discusiones sobre educación sexual realizadas en años anteriores se les consultó a los padres y apoderados sobre si querían que sus hijos recibieran educación sexual, recibiendo, según ella, una muy buena acogida al respecto. Sin embargo, tanto el abogado Tomás Henríquez, como la psicóloga Eliana Navarrete concuerdan en que una cosa es estar de acuerdo respecto a otorgar educación sexual y otra muy distinta es aprobar de que manera será entregado el contenido. “Debe haber sutileza en este trabajo” ya que pueden existir personas que no estén cien por ciento de acuerdo, puntualiza la psicóloga de la UDP.

La I. Municipalidad de Santiago informó que la página web donde estaba contenido el libro habría sufrido un ataque cibernético que imposibilitaba el acceso a la versión digital del texto. Actualmente la situación se encuentra solucionada y el libro está nuevamente disponible.