Tras una larga estancia en el extranjero, que lo llevó a recorrer América Latina y Francia, el líder del Partido Progresista (PRO), Marco Enríquez-Ominami, regresó a nuestro país en medio de las indagaciones de sus cuentas y/u operaciones bancarias por parte del persecutor que investiga el caso SQM, Emiliano Arias.

Ante estas últimas diligencias del Ministerio Público, el ex candidato presidencial tendrá que enfrentar la investigación y declarar ante la fiscalía, en calidad de imputado, pese a que ayer negó la citación en sus redes sociales.

“Fiscalía pidió cuentas de banco y se las pasé. Nada que ocultar. Falso que me citaron a declarar esta semana. Operación de prensa de piñerismo”, escribió ME-O en su cuenta de Twitter este sábado.

El ex abanderado presidencial debe entregar a la fiscalía su versión sobre los correos que intercambiaron su ex mano derecha, Cristián Warner, con la secretaria del ex gerente de Soquimich Patricio Contesse, Katherine Bischof. En estos escritos Werner solicitaba aportes de la empresa, mencionado en algunos casos a Enríquez-Ominami.

Pese que aún no existe una fecha concreta para la declaración, se espera que esta ocurra a más tardar durante la próxima semana, puesto que el representante del PRO ha sido citado dos veces hasta ahora, a las que no asistió por no encontrarse en nuestro país.

PM/CRR