La semana pasada, la nuera de la Presidenta, Natalia Compagnon, declaró ante el fiscal Luis Toledo en el marco de la investigación del Caso Caval. En su testimonio, Compagnon relató una asesoría realizada a Caval en 2012 por el bufete de Ana Lya Uriarte. 

En la ocasión, el estudio jurídico llamado Sustentaabogadas, especializado en temas medioambientales, asesoró al empresario de la VI Región Gonzalo Vial Concha, cliente de Caval que estaba interesado en comprar la central termoeléctrica Los Guindos. 

Ante la mención hecha por Natalia Compagnon de la jefa de gabinete de la Presidenta Michelle Bachelet, y los servicios prestados por ésta en 2012 a Caval - pero en un contexto completamente distinto, como es la actual situación legal de la empresa- la Nueva Mayoría apoyó hoy a Uriarte. 

Al respecto, la presidenta del Partido Socialista, Isabel Allende manifestó que “aquí hay interés claro de algunos medios de confundir cosas, y confundir a la ciudadanía. Porque Ana Lya Uriarte prestó una asesoría que era su especialidad el año 2012 con un tema medioambiental, fue contratada por Caval, cuando Caval nadie sabía que dos años después iba a entrar en la situación que entró que tiene que ver con unos terrenos en Machalí”. 

La timonel del PS añadió luego que “nosotros unánimemente hemos decidido apoyar públicamente a Ana Lya Uriarte porque nos parece el colmo que se trate de ligar una asesoría del 2012 con el tema de la venta de terrenos”. 

Por su parte, el diputado y presidente del PC, Guillermo Teillier, coincidió con Isabel Allende en lo poco pertinente de la implicación de Uriarte en el caso y en el apoyo del conglomerado de Gobierno. El dirigente del PC sostuvo que "todos nosotros le hemos dado el apoyo a Ana Lya Uriarte, porque vemos que no tiene nada que ver con el tema Caval que es otra cosa y nos parece que el daño ya está hecho respecto de La Moneda y la Presidenta y ahora hay que esperar lo que dice la justicia".

PUB/JLM