El ex candidato presidencial Pablo Longueira publicó este domingo una carta en El Mercurio, en la que responde a la polémica generada esta semana por un reportaje de la Revista Que Pasa que se reveló su intercambio de correos electrónicos con el ex gerente general de SQM Patricio Contesse, mientras ejercía como ministro de Economía y preparaba un proyecto de royalty para la gran minería.

En la enmienda, Longueira analiza el cuestionamiento público al ejercicio de la política, opinando que “la función pública y la mayor parte de sus actores recientes estamos siendo objeto de investigaciones judiciales que, paralelamente, son acompañadas de un juicio público a través de filtraciones parciales de antecedentes sesgados que destruyen la reputación de los afectados, sin que jamás se sepa la motivación y la autoría de esta vulneración de los derechos de las personas investigadas”.

En relación a esta realidad el ex ministro de Sebastián Piñera declara que “me duele ver a la mayor parte de los dirigentes políticos tratados como delincuentes, atacados y escarnecidos”.

Longueira, además, analiza los escándalos de financiamiento irregular de la política, situación en la que el mismo ha sido involucrado, luego de que una investigación revelara que recibió aportes de SQM por más de $730 millones.

En ese sentido, el ex candidato UDI comenta la deficitaria legislación existente en torno al financiamiento de campañas, afirmando que “la ciudadanía debe saber que solo en los próximos meses la política contará con un financiamiento público y que la tarea de financiar partidos y campañas electorales migró desde la opacidad total a otra normativa que resultó insuficiente e imperfecta”.

"Pensamos que la reforma al sistema de financiamiento electoral concordada con el entonces Presidente Lagos había sido suficiente, y claramente no lo fue”, agregó.

El ex senador gremialista, además, se descargó indirectamente ante los cuestionamientos de su intercambio de correos con Patricio Contesse, sosteniendo que durante su época como legislador y secretario de Estado “traté siempre de ser factor de acuerdos, diálogos y encuentros”.

"(Con este propósito) pedí conocer todos los puntos de vista, porque creo en el diálogo, y conversé con todos, sin imaginar que años más tarde esa búsqueda de información transversal para lograr consensos sería mirada por algunos como algo sospechoso o indebido”, apunta Longueira.

Asimismo,  desestima cualquier posibilidad de haber beneficiado intereses particulares, puesto que “en la mayor parte de esos casos, las votaciones abrumadoramente mayoritarias revelan que tras preguntar, recopilar información y recoger opiniones, parlamentarios de izquierda, centro y derecha votamos por lo que estimamos mejor para Chile, y nunca, jamás, para favorecer indebidamente a nadie”.

PUB/CRR