El senador UDI Jaime Orpis reapareció este martes en la tarde en el Congreso después de más de cinco meses de licencia médica. A principios de agosto pasado sufrió un infarto y posteriormente se vio afectado por una depresión.

Orpis fue recibido con muestras de solidaridad, debido a los complejos momentos que está viviendo el parlamentario, imputado en el caso Corpesca.

El senador está a la espera de que se vea la solicitud de desafuero en su contra en la Corte de Apelaciones de Santiago, solicitada por la Fiscalía Nacional en el caso Corpesca.

La Fiscalía Nacional quiere formalizar al senador por presuntos delitos de cohecho, fraude al fisco y lavado de activos. Además, Orpis está querellado por parte del Servicio de Impuestos Internos y del Consejo de Defensa del Estado.

La investigación a Orpis comenzó cuando el ex gerente general de Corpesca, Francisco Mujica, declaró en mayo pasado ante la fiscalía que al senador UDI se le pagó una suma mensual con cargo a boletas de servicios de terceros. El total de estos aportes llegaría a los 230 millones.

Según Mujica, al senador Orpis se le entregaron recursos mensuales para su campaña senatorial de 2009 y también en 2010, tras ser electo, debido a que la campaña lo había dejado con un "importante déficit económico", por lo cual solicitó ayuda.

Sin embargo, los aportes habrían continuado hasta el 2013, por montos de $2 millones mensuales, aunque también se han detectado traspasos por hasta $10 millones. La investigación está bajo reserva.

La fiscalía sostiene que los montos se habrían entregado "a cambio de favorecer los intereses" de la empresa a través de su labor parlamentaria, lo que constituiría cohecho.

PUB/CM