“Está más que claro que a la Presidenta Bachelet le gustaría retomar la relación con el ex ministro Peñailillo, basada en la confianza, el afecto y la amistad”.

Con estas palabras, los diputados UDI, Ignacio Urrutia y Celso Morales, aseguraron que los dichos de la Mandataria, demuestran que los sentimientos de afecto hacia Rodrigo Peñailillo “nunca se han deteriorado, distanciados o perdido, ya que los hechos así lo demuestran porque el ex ministro fue despedido de la Moneda con un pacto tácito de protección, para que ni el Ministerio Público ni mucho menos el SII osara investigarlo”.

“La desigualdad de trato y la arbitrariedad de que ha sido objeto los dirigentes de la UDI es grosera, y el tiempo y la gente terminara castigando esta abuso del Gobierno actual”, agregó Urrutia.

“Por ello - destacó el diputado Morales – los afectos entre la Presidenta y su hijo político, nunca desparecieron; es solo otro capítulo de una teleserie de poca monta que encubre un pacto de protección mutua”.

Es que para Ignacio Urrutia “Peñailillo siendo ministro, le mintió al país; emitió boletas ideológicamente falsas; inventó informes para justificar los supuestos trabajos; evadió impuestos; pero ni Impuestos Internos ni el Ministerio Público, se atreven a aplicar las mismas reglas que a los dirigentes de la UDI. Basta recordar que el ex fiscal nacional, sentía temor reverencial hacia él, y lo miraba más como un jefe que como un sujeto se investigación”.

PUB/CM