En los años 90, Juanes era un tierno metalero que hacía canciones muy al estilo de los 90: profundas y poéticas. Eso era con su grpo Ekhymosis. ¿Quién se iba a imaginar que veinte años después sería padre de dos hermosas adolescentes y un hijo, aparte de ser uno de los artistas más famosos de Latinoamérica?

Instagram/juanes

Foto:

Juanes comenzó a ser famoso, realmente, en 2001. Era un artista nuevo que rescataba su amor por el rock con sonidos de su lugar de nacimiento, Antioquia, Colombia. La popular música carrilera (expresión de las clases populares de Antioquia)  comenzó a ser parte de  su repertorio. Por ese entonces, comenzó a salir con la modelo Karen Martínez. 

Ella, por su parte, ya había participado en Miss Colombia y comenzaba a ser, por ese entonces, actriz de algunas telenovelas. Hasta que luego se casaron y comenzaron a nacer sus hijos. Luna, Paloma y por último, el pequeño Dante.

Instagram/juanes

Foto:

De ahí en adelante, Juanes se consagró como artista internacional. Incluso ha cantado con los Rolling Stones y ha grabado su propio unplugged. Y por supuesto, también ha dado una inmensa imagen de hombre de familia. 

Instagram/juanes

Foto:

Instagram

Foto:

De esta manera, el cantante ha convertido su cuenta de Instagram en todo un álbum de fotos familiares. El cantante colombiano no duda en publicar imágenes de su esposa, la actriz Karen Martínez, y también de sus tres hijos Luna, Paloma y Dante.

Luna, la hija mayor, es quien llama más la atención, pues está entrando a la adolescencia y sus cambios físicos han sido evidentes. Ella luce como todo una señorita, y sin duda, es tan linda como su madre Karen Martínez, con quien guarda un enorme parecido.

Instagram/juanes

Foto:

La joven, que pronto cumplirá los 13 años, nació en 2003 en una clínica de Miami, Estados Unidos y de acuerdo con información entregada por los medios de comunicación en aquel momento, pesó 3, 5 kilos.

Instagram/juanes

Foto:

Instagram/juanes

Foto:

Juanes incluyó dentro de su segunda producción, "Un día normal", una canción dedicada a Luna. Aquel disco arrasó en los premios Grammy Latinos en 2003 al ganar en las categorías de Álbum del año, Canción del año,  Álbum rock solista, Canción de rock  y Grabación del año.