Tras ser desestimada la petición de romper su contrato con Dr. Luke, productor y supuesto violador, Kesha recibió el apoyo de fans y celebridades como: Lorde, Adele y Taylor Swift.

A estas famosas también se les unió Lena Dunham, quien escribió un ensayo para demostrar que el problema afecta a miles de mujeres.

"Es más de lo misógino de la industria de entretenimiento. Lo que le ocurre a Kesha resalta la forma en que el sistema americano continúa hiriendo a las mujeres y fallando al no protegerlas de los hombres que abusan de ellas", declaró Dunham en su sitio web.