Si hay algo que reconocerle a Kim Kardashian, aparte de tener a su lado a alguien como su madre y marido, es su propia fuerza de voluntad . Y sí, inteligencia en todo aspecto. 

Porque sabe ganar dinero de lo que sea. Y sabe cómo espantar paparazzis incautos, al demostrar cómo puede engañarlos a través de una doble. Ya había expresado que estos no la dejaban en paz, decidió contratar a una mujer parecida a ella para despistarlos, reportó TMZ. 

Así se veía ella realmente. 

Grosby Group

Foto:

Hace unos días, la más famosa de las Kardashian había escrito en su cuenta de Twitter sobre el peso que había ganado durante el embarazo y que estaba lista y dispuesta para recuperar su figura. Kim tuvo que someterse a una estricta dieta y a una fuerte rutina de ejercicios y los resultados saltan a la vista.

Ahora que ha bajado considerablemente de peso, Kim Kardashian vuelve a ponerse sus mini bikinis y tangas para disfrutar del sol, la arena y el mar.

La esposa de Kanye West pasó el viernes en la playa de Punta Mita en Nayarit, México jugando con sus hijos mientras ella lucía el cuerpo que se le ha quedado tras adelgazar más de 30 kilos.

Grosby Group

Foto:

A través de su cuenta de Snapchat, la socialité también compartió algunos momentos de sus vacaciones, en la que la vemos en compañía de una de sus amigas. 

También, a través de Snapchat Kim presumió su famoso trasero en un video.

Snapchat

Foto:

Kim está muy orgullosa de ella y su cuerpo. Y cómo no: está más delgada que cuando se embarazó de Saint.

Tras su primer embarazo, la propia Kim confesó el gran sufrimiento que le causaron las críticas a su figura. Sin embargo, el segundo fue muy distinto y, aunque no ha sido fácil, la constancia ha sido la clave para volver a lucir sus famosas curvas, las que tenía antes del nacimiento de North y Saint.

En Snapchat , la hermana de Khloé y Kourtney publicó; "Niños, ¿no les parece que mi cintura se ve como photoshopeada?, cuestionó en Snapchat mientras se veía en el espejo. "¡Es una locura! ¡Se está reduciendo!".

Además Kim ha anunciado que ha llegado a lo 56 kilos y medio (123 libras), a poco más de ocho meses de haber sido mamá por segunda ocasión. Incluso, su nuevo peso está por debajo de los 61 kilos (134 libras) que tenía antes de embarazarse de Saint.