El servicio de mensajería instantánea sorprendió a sus usuarios al instaurar el llamado “cifrado de extremo a extremo”, lo que se traduce en una mayor seguridad de los mensajes en la aplicación.

Pero ¿cómo funciona el cifrado de extremo a extremo? El director de la Escuela de Comunicación Digital y Multimedia de la Universidad del Pacífico, Guillermo Bustamante, “el cifrado de ‘punto a punto’ o de ‘extremo a extremo’ permite que cada mensaje (ya sean palabras, fotos, videos o audios) que se envíe a través de Whatsapp sea encriptado con una llave privada única que queda almacenada en el dispositivo de la persona que lo emite. Cuando el mensaje llega al otro usuario, el dispositivo de éste lo desencripta. Este proceso se realiza a través del servidor de Whatsapp, por lo que sólo los usuarios tendrán acceso a los mensajes y no la compañía de la aplicación”.

El nuevo sistema de encriptación está presente desde la última versión de WhatsApp, disponible desde el 31 de marzo para todos los usuarios, independiente de su sistema operativo (iOS, Android, Windows Phone o BlackBerry) y del dispositivo que utilicen, ya que la nueva función entra en vigencia en celulares desde el antiguo Nokia S40.

“Cada mensaje va cifrado con una clave única depositada en el dispositivo. Esto se hace de manera transparente y el usuario no tiene que hacer nada adicional, es decir, puede seguir utilizando WhatsApp como siempre lo ha hecho. Si quiere revisar que realmente esté encriptado el mensaje, puede comprobarlo: marcar el mensaje y aparecerá un código QR que demuestra que está encriptado”, indica el experto.

¿Será más seguro WhatsApp con el nuevo encriptado? “El cifrado punto a punto podría ser considerado como uno de los sistemas de seguridad más sólidos del mundo. Con esto Whatsapp se pone a la altura de otras compañías que están cifrando los datos, como Telegram, su competencia. Aun así, esto no impide que los hackers puedan intentar y encontrar una manera de llegar hasta el mensaje, pero hoy con este sistema eso es más difícil y complejo de lo que era antes”, apunta el académico de la U. del Pacífico.

Otra de las consecuencias positivas es que con el cifrado de mensajes Whatsapp sería más seguro y estable, es decir, las fallas de los últimos tiempos deberían disminuir.

“Aunque la estabilidad depende del acceso a Internet que se tenga, el cifrado punto a punto podría hacer más estable al servicio. Además, es importante destacar que la empresa está intentando brindarles mayor seguridad a sus usuarios con sus datos. Con esto demuestra que la seguridad de la información es para WhatsApp un factor importante y clave. Lo primero que hizo fue en 2014, cuando hizo el cifrado en tránsito, lo que significa que se cifraba mientras iba de un lado a otro, pero sin clave. Ahora se avanzó más en la seguridad, ya que los mensajes no son de fácil recepción ni de lectura de parte de terceros, es decir, a quienes no va destinado el mensaje”, concluye el académico. 

PUB/NL