Luego del caos creado por el Galaxy Note 7, Samsung espera llenar el espacio que dejó este con el nuevo Galaxy S8 que se espera para el 2017.