Este 2016  el Gobierno implementará un horario de verano que inicia el segundo sábado de agosto. Por ello, a  la medianoche del día 13, los relojes se deben adelantar una hora, pasando a ser las 01:00 horas del domingo en la zona continental del país; mientras que en las islas de Pascua, Salas y Gómez, esto significa pasar de las 21 horas del sábado 13, a las 22 horas del mismo día.

Aunque los dispositivos electrónicos como tablets y smartphones generalmente están configurados para cambiar esta información automáticamente, lo más probable es que los usuarios tengan que realizarlo de forma manual.

“En el caso de las empresas, éstas suelen planificar las modificaciones para evitar problemas”, comenta David Iacobucci, Director Comercial de Level 3 en Chile, quien agrega, que es importante actualizar la configuración de zona horaria en los diversos dispositivos de uso personal, como las agendas o los servidores de correo, para evitar situaciones como llegar tarde a una reunión”.

Desde sacar dinero de un cajero automático, acceder a un banco en línea, trabajar con el correo electrónico, sólo por nombrar algunas actividades tan cotidianas en la vida de hoy, están basadas en los sistemas computacionales (informáticos) a los que el cambio de horario afectará, puesto que estos sistemas deberán  ser actualizados conforme al nuevo horario.

Por lo mismo, el especialista recomienda adelantar los despertadores, revisar los elementos programados presentes en el hogar como aquellos que manejan la calefacción del hogar o el riego del jardín, para evitar sorpresas.

Además se debe considerar revisar el calendario de Outlook u otro servicio de correo para verificar que las reuniones se estén agendando con el horario correcto y no el antiguo, agregar en el cuerpo de las invitaciones a reunión la hora en que se realizarán, además de incorporar los parches que provean los fabricantes de los sistemas operativos de cada equipo y verificar que la zona horaria sea la correcta.

PUB/NL