Investigadoras del Núcleo Milenio CIWS junto con el Centro Sismológico Nacional (CSN) de la Universidad de Chile, están trabajando en conjunto en un prototipo que se convertirá en una plataforma web que utilizará los reportes en Twitter para detectar en segundos la ocurrencia de sismos y la zona en que estos fueron percibidos por las personas.

"El sistema está basado en la idea de que el usuario de esta red social puede considerarse como una especie de sensor. Recolectaremos tuits que mencionen las palabras 'temblor' o 'terremoto' y serán analizados automáticamente para identificar si están avisando un sismo", señala Jazmine Maldonado, investigadora del Núcleo Milenio CIWS quien trabaja en este proyecto junto a la Profesora del Departamento de Ciencias de la Computación de la FCFM, Bárbara Poblete.

"La idea de la detección de sismos basado en publicaciones de redes sociales se viene estudiando hace ya varios años en la comunidad científica. Por lo que el objetivo de este proyecto es producir un sistema que ponga los avances existentes a la disposición de los sismólogos chilenos,  además ver cómo se puede mejorar aún más esta tecnología para apoyar su labor", señaló Poblete.

¿Cómo funcionará?

Jazmine explicó que "la cantidad de tuits recolectados por segundo se monitorea constantemente y cuando ocurre un aumento rápido y significativo en la cantidad de tweets sabemos que probablemente se trata de un sismo".

Los datos se mostrarán al CSN mediante visualizaciones. A través de una plataforma web se podrá observar una señal que registra la cantidad de tuits en el tiempo, un mapa en el que se marcaran los lugares desde donde los usuarios están tuiteando y el posible epicentro -estimado a partir de la localidad en que se ubican los usuarios que reportaron primero el evento-, además de la lista de tuits recolectados en forma de timeline.

Respecto de la utilidad del sistema, Sergio Barrientos, Director del CSN, señala que "cualquier tipo de información que uno pueda lograr rápidamente respecto de un terremoto es información complementaria que puede ayudar a describir de mejor manera las características del sismo".

Los datos extraídos por estos eventuales "sensores humanos", que son los usuarios de Twitter, entregan información extra, que un sismógrafo común no puede entregar. Por ejemplo, "este sistema nos podría ayudar a definir el área y extensión en la que este movimiento sísmico tuvo consecuencias", sentencia Barrientos.

"Las personas generalmente indican en sus tweets si el sismo fue fuerte, ruidoso, leve, 'piola', 'fome', etc., o incluso la utilización de la palabra 'terremoto' o 'temblor' hace una distinción acerca de cómo se ha sentido el sismo. Estudiar el uso de estos calificativos nos podría ayudar a identificar la intensidad del sismo, que es justamente la percepción de las personas y que depende de muchas cosas, desde el tipo de suelo hasta la calidad de las construcciones", indicó Maldonado.

Sobre la posibilidad de obtener "falsas alarmas", quienes impulsan la iniciativa indicaron que se disponen de métodos para identificar cuentas falsas (bots) y evitar ataques maliciosos. De todas formas, al presentar la información se mostrarán los tuits que generaron la alerta y una persona al verlos también podrá discernir si se trata de una falsa alarma o si es real.

PUB/VJ