Recientemente fue lanzado el juego para teléfonos celulares más esperado del año: Pokémon Go. Si bien ya está disponible en App Store y Play Store, esto únicamente en algunos países como Estados Unidos, Japón y Australia. 

Por su parte, los usuarios de América Latina no pudieron esperar más y comenzaron a instalarlo en sus teléfonos Android mediante archivos .apk no oficiales. 

Ahora, todos estos "entrenadores Pokémon" se han quedado sin juego, pues los servidores de Niantic, la compañía detrás de Pokémon Go, se encuentran caídos. 

La aplicación no especifica el problema, sólo se lee el mensaje "Estamos experimentando problemas con nuestros servidores. Por favor, vuelve más tarde". 

Dicho mensaje no ha permitido el uso de la aplicación desde hace alrededor de dos horas.

Aún no se saben a ciencia cierta las razones. 

Pokémon Go

Foto:

Rumores

Si bien es probable que la caída de servidores sea culpa de la alta demanda que está teniendo el juego en este momento, muchos comienzan a especular. 

Debido a que en América Latina aún no se puede bajar de manera "oficial" Pokémon Go, algunos usuarios creen que Niantic ha bloqueado el acceso a sus servidores desde los países que aún no cuentan, en teoría, con el juego. 

Esto para combatir lo que podría ser considerado como piratería. 

Esperemos que en unas horas vuelva el servicio, de lo contrario, lo más probable es que en cuanto el juego sea liberado oficialmente en la región, los servidores vuelvan a estar en orden.

Según Niantic, sólo debemos tener paciencia, pues "en cualquier momento" estará disponible en la App Store y Play Store para el mundo entero. No sabemos si esto significa horas o días. 

Con suerte, para cuando vuelva, los desarrolladores ya habrán corregido uno de los fallos que más quejas generó: el gasto de batería que provoca el juego es altísimo, a tal grado que se reportó que los teléfonos celulares se quedaron sin pila en la mitad del tiempo habitual. 

Actualización: Por fin Pokémon Go ha vuelto, sin embargo, lo más recomendable es esperar un poco más a que sea liberado oficialmente en su país.