La red social profesional LinkedIn indicó recientemente a sus miembros que los datos de 100 millones de sus usuarios hackeados por piratas informáticos en 2012 habían sido puestos en línea, lo que motivó el llamado a cambiar sus contraseñas.

La red había indicado en aquel entonces que los datos de 6,5 millones habían sido aparentemente robados, pero esta semana se supo que eran muchos más los datos comprometidos.

"Nos enteramos que otros datos habían sido puestos en línea, se trataría de mensajes electrónicos y combinaciones de contraseñas de más de 100 millions de miembros de LinkedIn robados en aquella misma ocasión en 2012", dijo Cory Scott, uno de los responsables de la red social, en el blog de LinkedIn.

"Inmediatamente tomamos medidas para invalidar las contraseñas de las cuentas afectadas y nos pondremos en contacto con esos miembros para que cambien su contraseña. Nada indica que se trate de un nuevo ataque informático", agregó.

PUB/VJ