En 2010, un proyecto llamado "The Express Coach 3D" fue presentado en China un prototipo de transporte público que pretende sustituir al autobús común.

La propuesta fue diseñada por Shenzhen Hashi, integrante de la compañía Future Parking Equipment Company. El proyecto fue reconocido por la revista "Time" como la mejor innovación de ese año.

Para realizar las pruebas y construcción de la idea necesitaba un presupuesto de 500 millones de yuanes (alrededor de 74.5 millones de dólares) para construir el autobús con un carril-guía de 40 kilómetros (25 millas).

El estimado equivaldría al 10% del costo de la construcción de una línea de Metro, de acuerdo con cifras de los medios locales. Además, se cree que este nuevo vehículo podría reducir la congestión vehicular en un 20-30% en la ciudad de Beijin.

El presidente de la compañía dijo en ese entonces que sólo tomaría un año construir el nuevo autobús. El proyecto contemplaba 185 kilómetros (115 millas) y la construcción se fijó en el distrito Mentougou de la capital china para finales de 2010. 

Pese a todo el concepto y organización alrededor, no hay evidencia de que el "The Express Coach 3D" se esté construyendo o incluso se tengan planes para hacerlo pronto... hasta ahora.

La empresa China TBS publicó un nuevo video con el perfeccionamiento de la ingeniería que podría traer a la vida real este bus futurista.

La empresa ha pensado en los detalles técnicos y de diseño, creando un modelado que parece acercar más la idea de un posible transporte revolucionario.  

Otras fuentes asiáticas tienen información de que las ciudades de Shijiazhuang, en la provincia de Hebei, y Wuhu, en la provincia de Anhui, quieren su propio bus flotante y en este momento la estaban solicitando financiación.

Tendremos que esperar si nuevamente queda todo en solo un concepto o el bus del futuro se convierte en una realidad para estas ciudades asiáticas.