Tiene sólo 19 años y ya logró poner a prueba la seguridad de uno de los celulares más famosos del mundo: El iPhone 7.