Los viejos celulares Nokia lo resistían todo. Caídas, salpicones... y hasta balas. De acuerdo con Peter Skillman un desarrollador para Microsoft, un teléfono Nokia 301 salvó la vida de un hombre en Afganistán al detener una bala. La imagen ha dado la vuelta en Internet.