¿Todavía tienen su Motorola Startac arrumbado en un cajón? ¿Qué tal su Nokia gigante, ese que ahora está lleno de polvo? No saben el valor de celulares viejos.