La canadiense BlackBerry, otrora líder del mercado de smartphones, anunció que tercerizará la fabricación de teléfonos, que quedará en manos de un socio indonesio.

Ahora, los equipos serán fabricados bajo licencia por PT Tiphone Mobile Indonesia Tbk, permitiendo a la firma concentrarse en software y servicios, indicó un comunicado conjunto.

BlackBerry, que hace una década era uno de los mayores fabricantes de teléfonos inteligentes, tiene actualmente menos de un 1% de ese mercado, dominado por los dispositivos Apple y Android.

El año pasado intentó ponerse a tono con los tiempos y lanzó un teléfono con sistema Android que resultó un fracaso de ventas.

Ya este año la empresa canadiense anunció que dejaría de fabricar su clásico teléfono con teclado físico como parte de su proceso de modernización.

No obstante, los números de la compañía siguieron en rojo y este miércoles anunció pérdidas de 372 millones de dólares en el segundo trimestre cerrado el 31 de agosto.

BlackBerry ha buscado enfocarse en el software, incluyendo aplicaciones de seguridad, y este anuncio retira completamente a la firma de la fabricación de teléfonos. 

"Estamos llegando a un punto de inflexión en nuestra estrategia. Nuestras bases financieras son fuertes, y nuestro eje en el software se está afirmando", dijo su director ejecutivo John Chen.

"La compañía planea poner fin a todo el desarrollo de hardware interno y tercerizará la función con sus socios. Esto nos permite reducir los requerimientos de capital y mejorar los retornos del capital invertido", agregó.

Analistas elogiaron la decisión de BlackBerry porque la tomó en un momento en que el mercado mundial de teléfonos inteligentes está relativamente estancado.

"Durante varios años el negocio de los aparatos telefónicos ha sido una distracción para BlackBerry y para los inversores,", dijo a la AFP el analista de International Data Corporation, John Jackson.

Originalmente conocida como Research in Motion, la compañía introdujo a comienzos de los 2000 los primeros teléfonos conectados a internet y se ganó inmediatamente una legión de fieles seguidores.

Pero desde 2007 su fulgor comenzó a apagarse cuando apareció el iPhone de Apple y una gran cantidad de aparatos con sistema Android de bajo costo.

Al dejar de lado los aparatos, BlackBerry puede enfocarse en servicios como mensajería, ciberseguridad y dispositivos conectados a internet.

Jackson dijo que la decisión de la compañía "debería ayudar a los inversores, a los clientes de BlackBerry y a la propia compañía que podrá centrarse en programas y servicios en donde es muy competitiva".

No obstante la estrategia tiene riesgos, observó Michael Walkley de la firma Canaccord Genuity.

"Reducir la atención en los aparatos puede tener un adverso impacto en los leales usuarios de aparatos BlackBerry y potencialmente puede llevarlos a buscar en otros teléfonos inteligentes, nuevos programas o sistemas de seguridad" dijo.

PUB/VJ