La música y los autos siempre son una combinación explosiva y que genera diversas ondas. Por eso, no extrañó que una fábrica de vehículos y unos expertos en audio unieran sus tecnologías para crear "Fractal", un vanguardista chaleco que usa al cuerpo humano como principal caja de resonancia.

En síntesis, este particular hardware funciona gracias a un amplficador de bajos portátil, entregando una sensación de estar en una sala de conciertos.

Para su construcción se utilizaron, entre otros materiales, conductores táctiles y membranas vibrotáctiles. Junto a ello, las costuras fueron reforzadas con nano materiales de plata, todo para controlar las bacterias y el olor a sudor.

Otra de las características de "Fractal", radica en su adaptabilidad, ya que se ajusta de manera perfecta -según sus desarrolladores- al cuerpo del usuario.

La construcción de este chaleco musical se da en el marco del Concept Car Fractal, diseñado por Peugeot para dar protagonismo al audio al momento de la conducción. 

PUB/VJ