Después de sus gafas futuristas conectadas a internet, el gigante estadounidense Google inició este sábado en Nueva Zelanda el lanzamiento experimental de una red de globos estratosféricos, que incluye países como Uruguay y Chile, para brindar internet a todas las zonas del planeta que no tienen acceso en la actualidad.

Treinta globos fueron lanzados a la estratosfera desde Nueva Zelanda, en la región de Canterbury (costa este), y la conexión internet que proporcionarán será puesta a prueba por cincuenta hogares voluntarios.

"Dos tercios de la población mundial no tiene acceso a una conexión rápida y barata, y todavía queda mucho camino por recorrer en esta área", indicó el grupo estadounidense en un comunicado.

El proyecto "Loon" - abreviatura de "balloon" (globo en inglés), pero que también significa "loco" - propone utilizar una red de globos aerostáticos que flotan libremente en la estratosfera para proporcionar internet a las zonas que sobrevuelan.

"Estamos sólo en el comienzo del proyecto, pero desde ya hemos diseñado un sistema que utiliza globos, transportados por el viento a altitudes dos veces más altas que las de los vuelos comerciales, para proporcionar internet a velocidades comparables, o a veces superiores a las de las redes 3G", explicó el grupo.

"Esta idea puede parecer descabellada, pero se basa en conocimientos científicos sólidos", afirma Google , que se asoció a una empresa de telecomunicaciones de Nueva Zelanda para proporcionar una conexión a internet a nivel local.

El grupo explica también haber desarrollado un sistema que permite controlar la trayectoria de los globos: "gracias a la energía solar y eólica, podemos modificar su altitud para que floten a través de los vientos que queremos".

Después de Nueva Zelanda, Google espera extender este proyecto experimental a países en la misma latitud, como Sudáfrica, Uruguay, Australia o Chile.