Insolencias, violencia, discusiones subidas de tono se pueden observar constantemente en redes sociales, principalmente en Twitter. Las insolencias se han hecho parte de la vida cotidiana de los chilenos, acto que guste o no, es una expresión violenta. Por esta razón se lanzó la campaña “Hora de parar”, la que irónicamente tiene las siglas “HDP”, abreviación de un insulto. De hecho, una campaña como esta sería perfectamente aplicable a colegios, universidades, centros de vecinos, gremios u otros. Hoy para los chilenos el uso de insultos es algo cotidiano.

La plataforma

A través de su página web, “HDP” busca exponer a los usuarios de redes sociales más insolentes de Chile. “Hora de parar” con el aporte de Simplicity, pretende “crear consciencia y comprometernos a bajar la violencia en las redes sociales”. Funciona midiendo la presencia de palabras o abreviaciones relacionadas con insultos, luego expone automáticamente en el sitio web un ranking con las cuentas más insolentes y agresivas. La idea es que los usuarios groseros sientan vergüenza de la exposición de sus insultos y tomen consciencia al respecto.

También uno puede medir cuentas de Twitter individualmente, ingresando el nombre de la cuenta en el “Odiómetro”, el cuál marcará que tan violenta es la cuenta ingresada, siendo el color rojo para las más elevadas de tono y el verde, para aquellas cuentas libres de palabrotas. Además a través del hashtag #HoraDeParar puedes denunciar a aquellas cuentas de Twitter y Facebook que tengan una actitud violenta.

Radiografía a la sociedad chilena

El vídeo que realizó “Hora de parar” para dar a conocer su campaña es fiel reflejo del uso de los insultos en nuestra sociedad chilena. El vídeo comienza exponiendo extractos de la televisión donde personas comunes e incluso un parlamentario se manifiestan a través de expresiones violentas. “HDP” a través de esta campaña busca concientizar que “detrás de una cuenta hay una persona”, por lo que las discusiones y el debate debiesen realizarse siendo conscientes de aquello y sin herir los sentimientos de nadie. Actualmente no se conocen estudios que midan “qué tan insolentes somos los chilenos”, sin embargo, haciendo el ejercicio de revisar cuentas de Twitter nacionales, podemos encontrar un alto uso de estas palabras, sobre todo cuando se trata de discusiones sobre política, temas valóricos, deportes o contingencia.

Algunos de los tweets expuestos por esta plataforma son: “Esta wea es sin llorar Giles ctm. Claro me de daría pena pegarle a estos bastardos ctm pero se lo merecen” o “chuuu...1ero prohíben fumar en espacios públicos, después terminar con los happy hour..o sea van a morir los pubs! Gobierno CTM”. Como se puede observar en los ejemplos, varias de las expresiones son insultos, o palabras hirientes como “bastardos”. Hay que reconocer que el uso de estas palabras ha ido en aumento en los últimos años, así como su grado de aceptación en la sociedad, el eslogan “es hora de parar” cobra sentido.