Como las cintas que la precedieron, The Force Awakens tiene tecnología increíble que ayuda a los protagonistas (buenos y malos) a trabajar, pelear y viajar a través de la galaxia. Aunque muchos de estos gadgets, armas y medios de transporte parecen muy, muy lejanos, quizás no debamos esperar tanto, pronto podrían ser parte de nuestras vidas.

1.- Sables de luz, de verdad

Uno de los obstáculos para crear sables de luz consiste en encontrar una forma de contener esa cantidad de energía sin que se disperse por todas partes. Otro es hallar una fuente de energía suficientemente fuerte como para alimentar el arma pero que sea suficientemente pequeña para que quepa en la base.

Una forma de crear un sable de luz estilo Star Wars sería utilizar plasma (eso que hay dentro de las luces de neón) en lugar de láser. Un sable de plasma podría dispararse y ser moldeado con alguna especie de campo de fuerza para usarse en combate.

Un equipo de científicos de MIT y Harvard crearon algo que podríamos llamar un "mini-sable de luz" en 2013 al acelerar átomos súper enfriados para formar moléculas brillantes que se empujan unas a otras.

2.- Hipersalto a las estrellas

Cuando Han Solo le grita a su peludo copiloto, usualmente significa que lo que viene es un "salto" a la velocidad de la luz. En la vida real, sin embargo, ese salto sería más bien una sacudida silenciosa que convertiría a todos en la nave en una mancha en la pared en una fracción de segundo, eso si en algún momento encontramos la forma de viajar a la velocidad de la luz, para empezar.

También es importante recordar que los humanos pueden soportar hasta 9 g's por unos segundos (más que eso y tu corazón no podría bombear sangre al cerebro, te desmayarías y morirías), hasta 5 g's por unos minutos y hasta 3 g's por unas horas

Asumiendo que el hombre lograra soportar 3 g's por más tiempo, ese "salto" a la velocidad de la luz a una aceleración constante tomaría alrededor de 5 meses. Por mucho tiempo se pensó que las leyes de la física no permitían que algo viajara más rápido que la velocidad de la luz. Pero científicos de la NASA recientemente propusieron una forma de rodear este problema, cubriendo una X-wing de la vida real con una especie de campo que le permita existir fuera de este límite de velocidad cósmico.

Al probar una versión de este "campo de hipersalto", los científicos de la NASA encontraron que algunos rayos de luz que viajaban a través del campo lo hacían más rápido que la velocidad de la luz. Los investigadores de la NASA descubrieron que al cambiar la forma del campo de hipersalto de la nave a una dona, la nave y el combustible podrían ser tan pequeños como un auto.

3.- Extraterrestres increíbles 

En una galaxia muy, muy lejana, prácticamente todo el mundo es extraterrestre. Así que, con billones de planetas deshabitados, puedes apostar que debe haber un montón de aliens en el universo de Star Wars. Hay algunos que parecen peces: los Mon Calamari (como el Almirante Akbar de la primera trilogía); otros de ojos saltones: los Sullustanes (el copiloto de Lando Calrissian en Return Of The Jedi); y otros altos y peludos: los Wookies, que aparecen en varias películas.

Pero, cuando se trata de las probabilidades de hallar un extraterrestre en nuestra galaxia, la ciencia sugiere que la realidad puede ser más extraña que la fantasía: sólo piensa en criaturas como el ornitorrinco, los tiburones martillo o las arañas. Los extraterrestres de otros sistemas podrían tener formas basadas en las condiciones de sus propios planetas.

- los mundos con gravedad alta podrían producir personajes rechonchos con súper fuerza, mientras que un planeta con gravedad reducida permitiría criaturas altas, delgadas y estilizadas que harían ver a las jirafas terrestres pequeñas en comparación.

- en las nubes de gas de planetas gigantes como Júpiter, criaturas enormes con forma de medusa podrían alimentarse de la energía de las auroras y los rayos. O podría haber vida que es completamente ajena a nosotros, como ecosistemas con formas cristalinas basadas en elementos como el silicio (en lugar de carbón, que es la base de los huesos, la piel y los órganos en la Tierra), o vida que exista en dos dimensiones (plana) o diez (niveles de existencia que no podemos ver) en vez de tres.

Aunque los científicos de la vida real no han descubierto vida más allá de la Tierra, es posible que haya pequeños organismos en el suelo de Marte, en el líquido de los mares en las lunas de Júpiter, o en el gas de Titán, una de las lunas de Saturno que es como una versión primitiva de nuestro planeta.

Mientras tanto, en otros sistemas de estrellas, los astrónomos han descubierto miles de planetas, incluyendo varios con aproximadamente el mismo tamaño que la Tierra y separados de una estrella por una distancia equivalente a la que separa la Tierra del Sol. (Probablemente hay millones, o incluso billones de planetas similares en la Vía Láctea –sólo no los hemos encontrado).

4.- Droides para todas las estaciones

Con el regreso de RD-D2 y C3PO, los héroes de The Force Awakens, están en buenas manos si se trata de tener al mejor compañero de viaje en el espacio. Además, los nuevos héroes como el piloto Poe Dameron (Oscar Isaac) tienen acceso a confiables amigos como BB-8. En el universo de Star Wars, la mayoría de los robots no sólo son móviles y extremadamente útiles, sino que tienen consciencia, personalidad, opiniones e ideas propias.

De toda la tecnología de Star Wars, probablemente lo que estamos más cerca de replicar son los droides que caminan y hablan en la vida real. Creaciones como ASIMOV, el robot con piernas de Honda, o RIM-C de PAL Robotics (el cual ya puedes comprar), pueden caminar e incluso correr sin asistencia humana.

Ingenieros de la NASA han creado un robot capaz de caminar en el espacio, llamado Robonaut, que actualmente se encuentra en servicio, trabajando en la construcción y mantenimiento de la Estación Espacial Internacional.

La inteligencia de los robots –por otro lado– es otro tema completamente. Mientras la inteligencia artificial (IA) se ha puesto al servicio de los diagnósticos médicos y la recolección de información, aún no hemos creado una mente computarizada que pueda preocuparse, soñar o mostrar valentía. Hasta ahora, los robots inteligentes ya han sido capaces de vencer a los jugadores mejor calificados de ajedrez y a los mejores participantes en programas de juegos. Quizás sea cuestión de tiempo para que tengamos amigos mecánicos.

PUB/VJ