Los celulares en sus inicios eran de gran tamaño. Con su masificación a finales de los años 90´s surgieron los clamshell (almejas) doblándolos y transformándolos en accesorios que entraban en cualquier bolsillo. Luego, en la primera década de los 2000 se masificaron los smartphones de pantallas táctiles, alcanzando tamaños de pantalla que se aproximaban incluso a las tablets. Nuevamente surgió la necesidad de fusionar comodidad, eficiencia y portabilidad.

Los nuevos accesorios

Ante la imposibilidad de poder reducir lo suficiente la pantalla, se comenzaron a desarrollar los “wereables” accesorios como relojes o incluso collares que buscan entregar notificaciones de los celulares, sin tener la necesidad de sacar el Smartphone del bolsillo. Es así como estos accesorios informan sobre mensajes y otros del teléfono, ya sea mediante un texto en una pantalla mucho más pequeña, vibraciones o luces.

Pero la masificación de lo pequeño no se relaciona sólo con el mundo de los teléfonos celulares. Hoy existen accesorios de escritorio que antes utilizaban grandes espacios y que hoy entran en la palma de la mano. Un ejemplo de aquello son los “escáner de vara”.  Este accesorio, como bien señala su nombre, es una vara plástica y/o metálica que posee una cámara. Al pasarla por sobre un documento, la cámara copia la página y la envía a un computador o celular en formato digital. Antiguamente los escáner eran bastante aparatosos, teniendo el largo y ancho de una hoja de papel como mínimo. Un escáner de vara mide aproximadamente 20 centímetros de largo y 3 o 5 de ancho. Entra perfectamente en una cartera pequeña.

Las impresiones también han saltado a lo portátil. Distintas marcas han apuntado a crear impresoras que puedan ser guardadas fácilmente al interior del cajón de un escritorio, algo que hace un par de años atrás era imposible. También se han eliminado los cables, viniendo la mayoría de estos modelos con funciones de conexión a través de Bluetooth o WiFi.

Artefactos principales

Los denominados artefactos principales (smartphones y notebooks) también han optado por disminuir sus tamaños. En el caso de los smartphones, se estaría trabajando en una nueva tecnología que permita “doblar” la pantalla, recordando a los modelos “clamshell” (almeja) de principios de los años 2000, pero esta vez siendo enteramente táctil. En el caso de los computadores, hace unos años atrás se hicieron muy populares los “netbooks” con pantallas de entre 8 y 10 pulgadas. Hoy, la pantalla pequeña por excelencia es la de 11 pulgadas. A los computadores de ese tamaño se les llama “mini notebooks”. La diferencia con los antiguos netbooks es que los mini notebooks no sacrifican calidad de procesador o memoria RAM, siendo equipos de altas prestaciones. Hay desde todos los precios, algunos funcionando incluso características de tablet con pantallas táctiles y teclados desmontables. Cada vez es más posible llevar la oficina completa en una cartera o bolso de menor tamaño.