Desde hace un tiempo, las redes sociales se han transformado en un excelente lugar para intercambiar cosas o vender los artículos de los que uno se quiere deshacer.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con las cosas que ahí se publican, en especial con las imágenes utilizadas para mostrar y publicitar el producto.

Eso fue lo que le pasó a la británica Jessica O’Brien, quien decidió utilizar Facebook como plataforma para vender uno de los sofás de su casa, pero terminó compartiendo una foto íntima.

La chica de 25 años subió una serie de imágenes del artículo que deseaba vender a la red social, junto con la descripción, sin embargo no se dio cuenta que en medio de las fotografías estaba incluida una imagen de parte de su voluptuosa anatomía.

La publicación fue compartida en el grupo “Compra y venta en Bew Burnley” y la particular imagen transformó rápidamente la oferta del sofá en la más vista.

En entrevista con The Sun, una amiga de la mujer negó haber puesto la inusual imagen como una estrategia publicitaria. “Algunas personas han hecho bromas, pero realmente fue un accidente, está muy avergonzada”.

“Cuando cometes un error de adolescente en tu publicación de compra-venta”, escribió O’Brien en Facebook cuando se percató de su enorme equivocación.

PUB/NL