Hongos, tubos, monedas, plantas carnívoras. El mundo de Mario sigue encantando a nuevas generaciones y esta vez será el encargado de despedir a Wii U con el título “Paper Mario Color Splash”. El juego desarrollado por Intelligent Systems combina de manera espectacular el efecto papel que destaca en esta saga y la juganilidad. En este aspecto, tiene varios toques roleros que harán recordar al antigüo “Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars” de Super Nintendo. Sin duda alguna es una gran entrega de esta saga que viene a darle color y vida en su despedida a la Wii U.

El efecto papel

Todos los seguidores de la saga “Paper Mario” saben que los personajes tienen la particularidad de parecer recortes de papel, y que los escenarios también siguen el mismo estilo. Sin embargo, en esta nueva entrega, el efecto luce mejor que nunca.  “Paper Mario  Color Splash” recrea perfectamente un escenario casero hecho mediante manualidades y recortes, y lo hace integrando elementos de la realidad. El entorno del juego te da la sensación de "cuento infantil" sin embargo, los objetos de la realidad poseen terminaciones que sorprenden a cualquier usuario. No nos quedamos cortos: extintores, ventiladores, gatos de la suerte, etc. Por primera vez, se siente que se exprime el poder gráfico de Wii U, aunque el juego en sí no debería consumir muchos recursos. Aún así, la experiencia es bastante fluida y la consola reproduce este gran título cómodamente.

Jugabilidad

Recordemos que estamos ante un juego de RPG, por lo que su jugabilidad tiene varias características propias de este tipo de juegos. Primero, contamos con un mapa donde observamos qué etapas hemos ido superando, lo que nos recuerda un poco a los antiguos Mario de Nintendo. De manera más concreta, el gameplay se divide en dos secciones: las batallas y el mundo en el cual ocurre el juego. Es decir, todo lo que está afuera de las batallas. ¿Cuál es el principal objetivo de esta historia? Pintar. No por nada el compañero de Mario en esta aventura es un tarro de pintura llamado “Bucket”.

De hecho, para pelear, Mario tiene dos martillos uno normal y otro para pintar. El martillo para pintar le permitirá a nuestro héroe devolverle su color a distintos objetos y obtener ítems o monedas. Para pintar, Mario deberá mantener cargada una barra, lo que nos recuerda un poco a la recarga de agua en el “Mario Sunshine” de Gamecube. De hecho, si lo analizamos bien, este juego tiene varios cruces con versiones anteriores de las sagas de Mario. Siguiendo con el mundo de las manualidades, algunos puzzles involucran el uso del “Cutout” , la cuál es una mecánica que te deja cortar literalmente con una tijera el mundo para revelar secretos.

En el modo de batalla destaca el uso de cartas similar a lo que se implementó en el “Paper Mario Sticker Star” de nintendo 3DS, pero agregaron también el uso de pintura. Entre las cartas, hay algunas que se encuentran en blanco y requieren ser pintadas para usarse en batalla. La jugabilidad no es compleja y los elementos del videojuego son bastante atractivos como para pasar una entretenida tarde con este título.

Si quieres conocer más sobre este último “Paper Mario” no te pierdas el primer review de “Checkpoint” el nuevo espacio de análisis de videojuegos de Teknik. Mañana martes a las 20:30 por Publimetro TV con Nicolás Etchebarne, alias “Ese Sujeto Gamer”.