No respetan nada. El arribo de Pokémon Go a distintas partes del mundo provocó que sus seguidores busquen a estos particulares personajes en los lugares más insólitos, generando problemas para las autoridades e incluso entre ellos.

Un ejemplo lo vive Japón, donde los responsables de los monumentos en honor a las víctimas de la bomba atómica en Hiroshima expresaron su molestia por tener que recibir a estos visitantes guiados por la app.

Incluso, habrían solicitado a la empresa responsable del juego -Niantic Labs.- que las llamadas "pokeparadas" existentes en el recinto histórico sean retiradas antes del seis de agosto, fecha en que se recuerda el lanzamiento de la bomba atómica, hecho que ocurrió en 1945.

A su vez, otros sitios de interés turístico solicitaron un tratamiento similar. Algunos de ellos son el Museo del Holocausto en Washington, D.C., mientras que desde el Museo del Holocausto, confirmaron que ya fueron retirados desde la aplicación de realidad aumentada.

Pokémon Go permite, a través del GPS del smartphone, permite capturar a los populares protagonistas. Además, entrega recompensas virtuales al visitar gimnasios de entrenamiento y otros lugares de interés.

PUB/VJ