El sitio especializado   EDGE  realizó una encuesta a quienes están trabajando actualmente con el PlayStation 4 y el Xbox One para preguntar cómo serían las nuevas consolas de Sony y Microsoft, evidenciando que la primera es más rápida.

Con una diferencia de hasta un 50% de velocidad la consola de Sony es más potente tanto en lectura de memoria como de procesamiento según los encuestados por la revista, dejando en ejemplo que un programa que funciona a 30 cuadros por segundo a una resolución de 1920x1080, en Xbox One correrá cerca de los 20 en 1600x900.

Esto ha hecho que los desarrolladores que producen juegos en ambas plataformas entren en el debate si es pertinente producir juegos que corran bien en ambas o favorecer el alcance del PlayStation 4, pero aún no hay consenso sobre esto.

Según la encuesta, si bien el Xbox One es más lento en la ejecución, es más rápido que el PS4 en las cargas y la escritura de información.

La encuesta además arrojó el dato que tanto Sony como Microsoft están incentivando a los desarrolladores a que utilicen los recursos propios, como la pantalla táctil del control de Sony y Kinect de Microsoft, pero los quienes crean los juegos no están muy interesados.