Mientras la fiebre por Pokémon Go se toma las calles de Chile, en Estados Unidos el juego lleva varios días causando estragos en la vía pública.

Usuarios de redes sociales han compartido diversos videos con el Central Park repleto de "entrenadores", mientras que un hombre llamado Julio vio como una pokeparada en el jardín de su casa se convirtió en una pesadilla.

Todos los días decenas de jóvenes se paran frente a su vivienda a atrapar pokémones por lo que tiene problemas para poder estacionar su automóvil o salir de su domicilio.

Sin embargo, aguantó estoicamente a la multitud hasta que un día dos mujeres ingresaron de madrugada al jardín para atrapar un pokémon, asustando de paso a la hija del hombre.

Ante esto, Julio les lanzó ladrillos para que huyeran del lugar y decidió ir al programa "Caso Cerrado".

Allí,  señaló que demandó a las intrusas por 20 mil dólares. Ellas en tanto, respondieron con una acción judicial pidiendo 10 mil de la divisa norteamericana por lesiones.

Las dos partes se encontraron con la resistencia de la doctora Ana María Polo, quien admitió no tener ninguna idea sobre el juego.

"¿Qué es un pokestop? ¿qué pokecosa es esta? ya no sé ni qué pensar (...) ¿qué ganan con esto?", reconoció la figura televisiva, quien finalmente decidió no darle la razón a nadie.

PUB/CM