Durante este miércoles se conocieron las cifras relacionadas con el delito de robo de cables y que afecta, entre otros actores, a las empresas de telecomunicaciones del país.

“A nivel nacional, el robo de cables de cobre ha afectado a más de 120 mil clientes de Movistar en lo que va de 2016”, informó Andrés Wallis, Director de Asuntos Corporativos de Movistar Chile, en el marco del llamado que junto al Alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, realizaron a la ciudadanía para denunciar este delito.

Solo en lo que va de 2016, en todo el país se han registrado 695 robos de cable de cobre, afectando a más de 120 mil clientes en Chile, quienes han vivido el corte de sus servicios de internet, seguridad (alarmas y/o cámaras de vigilancia), telefonía fija o televisión. Además, en las zonas afectadas también se han interrumpido los sistemas pago, cajeros automáticos, consultorios y oficinas del registro civil, entre otros servicios. Sólo en la Región Metropolitana se han producido 501 robos en los primeros 6 meses del año, afectando a más de 45 mil clientes.

La compañía informó que desde enero de 2016 a la fecha, le han robado más de 82 mil metros de cable. Las principales comunas afectadas están en la Región Metropolitana y son: San Bernardo, Las Condes, Quilicura, Ñuñoa, La Pintana, Providencia, Pudahuel, Peñalolen, El Bosque, Vitacura, Santiago, Estación Central, Pedro Aguirre Cerda, Quinta Normal y La Cisterna.

Gonzalo Durán, el alcalde de Independencia, una de las comunas afectadas, destacó que “en Independencia nos preocupa esta situación y es por eso que hemos reforzado la vigilancia por medio de nuestras cámaras de seguridad, para poder identificar cuando se producen este tipo de delitos y a sus responsables. En este sentido, es muy importante que los vecinos denuncien estas situaciones, porque es algo que afecta la calidad de vida de todos”.

El Director de Asuntos Corporativos de Movistar Chile, informó que en las comunas más afectadas, sólo en el primer semestre el robo de cable se ha duplicado respecto del 2015 y cuadruplicado respecto al 2014. “El incremento actual de robos en estas comunas supera un 400% si se compara con la cifra alcanzada en todo 2014”, agregó.

“El robo de cables es un delito que nos afecta a todos, tanto a las empresas como a los usuarios que ven interrumpidos sus servicios de conectividad y seguridad en sus hogares, así como sus barrios se quedan sin sistemas de pago, cajeros automáticos, consultorios y otros, afectando la calidad de vida de todas las personas. Es por ello que hacemos un llamado a la colaboración, a estar atentos y denunciar tanto el robo como el comercio ilegal de cobre, a través de los distintos canales que hemos dispuesto para ello”, cerró Andrés Wallis.

La compañía informó que los clientes que se vean afectados por este delito recibirán un descuento en su facturación por los servicios no prestados. Esto porque generalmente los robos son de grandes volúmenes de material, implican una compleja logística de reparación, que hace que sus técnicos demoren en promedio 60 horas en restablecer el servicio, desde que la empresa verifica el robo hasta su total reposición.

PUB/VJ