El obispo de la ciudad italiana de Noto, en Sicilia, monseñor Antonio Stagliano, amenazó con presentar una denuncia formal contra el juego Pokémon Go, que calificó de "fábrica de cadáveres andantes", informó la prensa italiana.

Medios locales aseguran que el religioso incluso tiene lista una serie de "acciones legales" para que el videojuego, que se ha convertido en un fenómeno global, sea prohibido.

El juego que aumenta en forma virtual la realidad, se inició el 6 de julio y se convirtió rápidamente en la sensación del año.

El pasatiempo ha recibido una lluvia de críticas en todo el mundo porque pide entre otras cosas al usuario el acceso a Google y a sus correos electrónicos.

El director de cine estadounidense Oliver Stone condenó duramente a finales de julio ese juego, ya que considera que fomenta una forma de "totalitarismo", dado que tiene un alto "nivel de intrusión" en la intimidad de las personas.

Monseñor Stagliano ya se había pronunciado contra Pokémon Go por crear una fuerte dependencia entre sus usuarios y "alienar a miles y miles de jóvenes".

El religioso no dudó en comparar el juego al "sistema totalitario nazista".

Conocido por los medios de comunicación italianos, el obispo de Noto ya se había distinguido por interpretar canciones de Noemi y Mengoni durante la misa, dos cantantes de rock célebres en Italia.

PUB/VJ