Con el objetivo de seguir mejorando el servicio de telefonía e internet móvil, entregar mayor información y alternativas a los usuarios, el Ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Andrés Gómez-Lobo, junto al Subsecretario de Telecomunicaciones, Pedro Huichalaf, presentaron el nuevo sello de compatibilidad, que indicará para qué tipo de frecuencia o tecnología es apto el equipo.

Desde el primer semestre de 2017, los teléfonos celulares que son distribuidos en el país deberán portar este sello en sus cajas, con el que se identificará la capacidad para funcionar en redes como 2G, 3G o 4G, actualmente desplegadas en el territorio nacional.

Esta nueva normativa, se implementará con el fin de igualar la cobertura para todos los usuarios, iniciativa que se suma a la portabilidad numérica vigente de noviembre de 2015.

El ministro, señaló que "estamos mejorando la calidad de información a favor de los consumidores, lo que queremos es fomentar la competencia entre las empresas, beneficiando a la portabilidad y así a los usuarios de estos servicios (...) Con este logo, buscamos que las personas que quieran acceder a un nuevo dispositivo móvil puedan conocer con anterioridad las capacidades del equipo y, de esta forma, tomar una decisión informada".

Cada modelo de celular que las empresas quieran comercializar en el país será sometido a este protocolo de homologación que verificará el cumplimiento de la exigencia. Aquellos celulares que no permitan el uso en todas las bandas para al menos una tecnología desplegada, no podrán ser comercializados.

Al respecto, el subsecretario Huichalaf señaló que "esta es una medida que va en directo beneficio de los usuarios de telecomunicaciones. Es un complemento a la portabilidad y una mejora en cuanto a la información que tienen las personas al comprar un equipo o teléfono celular, y que puedan elegir de mejor forma".

PUB/VJ