“Envías un video o una fotografía y se borrará casi instantáneamente”, bajo esa premisa es que funciona Snapchat, una aplicación que nació en 2010 y que ya ha cautivado a gran parte de los jóvenes, quienes la utilizan como una como red social.

“Snapchat era un proyecto final de tres personas de la Universidad de Stanford. Fue creada para enviar mensajes que luego se eliminaran, es decir, que una vez que se haya leído se borraba”, indicó el director de la Escuela de Comunicación Digital y Multimedia de la Universidad del Pacífico, Guillermo Bustamante.

“Como en Snapchat se pueden mandar cosas más privadas, en un principio se utilizó mucho para el sexting. Aunque eso no es su función principal, cabe aún dentro de sus posibles utilidades”, agregó.

Según el estudio anual “Taking Stock With Teens”, Snapchat ya es la red social número uno entre los jóvenes de Estados Unidos, seguida de cerca por Instagram.

“Esta aplicación les gusta más a los jóvenes porque no queda registro de lo que hacen allí. Pueden utilizarla para lo que ellos quieran y, como luego se borra, no queda registro. Los adolescentes se envían fotografías y videos cortos con filtros y stickers llamativos de fiestas y momentos graciosos, por lo que en algunos casos esta app funciona como una ayuda memoria o se transforma en la conciencia de lo que hicieron”, explicó el experto en redes sociales.

Facebook ha tratado de comprar Snapchat en varias ocasiones, pero sus jóvenes dueños se niegan a venderla, esto, debido a que la aplicación con el ícono que se asemeja a un fantasma superó al gigante de la red social en la cantidad de reproducciones de video al día, llegando a los 6 mil millones de vistas, mientras que Facebook registra sólo 4 mil millones.

Según el académico de la Universidad del Pacífico, Snapchat está creciendo a pasos agigantados y dejando atrás a Facebook por sus características de inmediatez y mayor privacidad.

“El funcionamiento y uso de Snapchat es complejo para una persona que no está familiarizada con la aplicación. Es especialmente, difícil porque cuando se recibe un snap de alguien, una vez abierto desaparece (a menos que el usuario que te lo envió lo haya configurado para que dure un máximo de 24 horas). Esto es particularmente confuso para una persona adulta, ya que tienden a buscar el registro, algo que en Snapchat no existe”, detalló Bustamante.

“Esto hace que los adolescentes prefieran esta aplicación por sobre Facebook, ya que la red social es más abierta y los padres pueden entrar al perfil y muro de sus hijos y ver lo que está ahí. En cambio, en Snapchat todo es más secreto, lo manejan entre sus amigos o personas de sus mismas edades, y ahí está el atractivo”, añadió.

Esta gran ventaja de Snapchat, que cautiva a los más jóvenes, podría también traerles problemas, ya que el espacio libre de supervisión puede transformarse en un lugar para prácticas como el bullying o el sexting, explicó el experto.

“Hay que distinguir que Facebook es una red social y Snapchat es un sistema de mensajería instantánea, es decir, son dos cosas diferentes. Snapchat es como mensaje de texto que se borra; no es una red social, porque uno no puede ver las cosas del otro (no existe un ‘muro’ público’). Lamentablemente por eso se presta para bullying, sexting, enviar fotos comprometedoras de la última fiesta, mensajes privados, etc.”, advirtió Bustamante.

Finalmente, otros grandes usuarios de Snapchat son las marcas y canales de noticias, ya que pueden transmitir en vivo y llegar a más público, además, muchos famosos y celebridades publican ‘historias’ durante el día para mantener el contacto con su comunidad de seguidores.

PUB/CM