Los niños suelen navegar en Internet con frecuencia en la actualidad, e incluso, a veces, tienen sus propios teléfonos inteligentes, tabletas o computadoras para acceder con más libertad a la Web.

Y en ocasiones, aunque lo hagan dentro de la seguridad de su hogar, siguen expuestos a miles de personas peligrosas e, incluso, a información no apta para su edad.

Twitter, Facebook y otras redes sociales no permiten que los menores de edad se registren para crear un perfil. En específico, esto está prohibido para menores de 13 años.

Uno de los problemas es que dichas redes confían en la información que le proporcionan las personas, pues no tienen otra manera de confirmar la edad del usuario.

Por esto, el mejor consejo es siempre estar pendientes de lo que hacen o no hacen los niños en Internet. 

Aquí podrán encontrar algunos consejos para evitar que sus pequeños se encuentren con gente desagradable en línea:

Tratar de que respeten los límites de edad

Getty Images

Foto:

Asegúrense de que sus niños cumplan siempre las reglas de las redes sociales: si aún no les permiten abrir crear un perfil, que no lo hagan. Ningún niño necesita un perfil en Internet. 

Revisar los ajustes de privacidad

En el caso de que el niño esté dentro del rango de edad adecuado para tener una cuenta en redes sociales, fíjense que tenga ajustes de privacidad adecuados para que no existan "extraños curiosos" espiando sus actividades en línea. No está de más revisar su lista de amigos con regularidad para cerciorarnos de que no haya nada sospechoso. 

Poner reglas claras 

Si el menor ya tiene un perfil en Internet, entonces lo mejor es poner ciertas reglas; por ejemplo, que no comparta información personal o le avise a sus padres o familiares en caso de encontrarse con contenido inapropiado o ser contactado por desconocidos sin motivo aparente e incluso también con "motivo". 

Estar pendientes de todo lo que hacen en línea

Fíjense en el tiempo que el niño pasa conectado y también en las interacciones que tiene con otros usuarios, quiénes son y de dónde pueden conocer a su hijo.

Tener la computadora que usa el niño en un lugar central del hogar

En la sala o la misma habitación de sus papás, lo que importa es que esté en un lugar donde exista constante flujo de adultos. 

No es recomendable que la computadora esté en su habitación y mucho menos que tengan sus smartphones o tabletas con acceso a Internet. 

Comunicación

Explíquenle sobre los peligros que representa navegar por Internet y el porqué no debe confiar en nadie, para que él mismo sea consciente de lo que no debe hacer. 

Es importante que tenga la confianza para contarles cualquier cosa extraña que encuentre en Internet. 

Ver constantemente qué fotografías sube

Es importante revisar que el o la menor sólo comparta fotografías apropiadas para su edad y que en ellas no se revele ningún dato personal como la escuela a la que asiste o el lugar donde vive.