Era, en el año 2007, el teléfono más avanzado del mundo, lo que provocó alta afluencia de público en las tiendas que lo comercializaban y una atención mediática total.

Si bien fue presentado en sociedad meses antes, un 29 de junio Apple liberó a la venta el iPhone, un llamativo dispositivo que mezclaba las prestaciones de un celular y un iPod.

El celular contaba con una pantalla de 3,5 pulgadas y unas dimensiones de 115×61×11,6 mm., mientras que a nivel de software mezclaba funciones de correo electrónico, navegador y un reproductor de música, entre otros.

Además, destacó de manera inmediata porque su pantalla era táctil, dejando en el pasado -aunque solo de manera parcial- esos teclados físicos y marcando precedente en la industria.

En la galería pueden revisar algunas postales de esa jornada.

PUB/VJ