Al eclipse total de luna que se observó hace algunas semanas, este 2014 se sumarán otros eventos astronómicos, tales como una tormenta y una lluvia de estrellas que promete fogonazos sin precedentes derivados del paso del cometa 2009P/Linear.

Para la madrugada del lunes 5 de mayo se espera el registro de más de 60 meteoros por hora en el hemisferio sur.

"Sin duda tenemos una gran oportunidad de disfrutar este fenómeno mejor que el hemisferio norte, donde la frecuencia alcanzará sólo a 20 meteoros por hora aproximadamente", expresó Alejandro González, monitor astronómico del Observatorio Pailalén.

"Independiente de la ubicación en que se encuentre una persona en el mundo, las 4 de la madrugada será la hora ideal para observar la mayor cantidad de estrellas fugaces. En ese momento el Sol habrá salido, pero aún nuestro país se encontrará en penumbra. Estas son las dos condiciones requeridas para poder presenciar el fenómeno", agregó el profesional.

Respecto al cometa 209P/Linear, éste se está recién conociendo ya que fue descubierto hace casi 6 años. Esta roca se relacionará con la Tierra el próximo 24 de mayo, cuando nuestro planeta esté próximo a los desechos que va dejando tras su avance, dijo González.

Por su parte, el monitor astronómico del Observatorio, Eduardo Fernández, expresó que "hay quienes dicen que ese cometa ya murió mientras otros plantean que los restos que ha dejado a su paso durante siglos puede provocar el próximo 24 de mayo una nueva y espectacular lluvia de estrellas, muchos de los cuales serán grandes y brillantes, posiblemente más que Venus, que se contemplarán como un nuevo y auténtico show desde la Tierra y desde Pailalén. Estaremos atentos al fenómeno", expresó Fernández.

Los expertos dijeron que las lluvias de estrellas seguirán en el hemisferio sur con las llamadas Delta Acuáridas en el mes de julio, las que prometen una lluvia muy intensa.

En octubre de 2014 se presentarán las Oriónidas que tendrán su peak el 21 de ese mes. Durante la noche oscura y sin luna esta lluvia tendrá un máxima cercana a 20 meteoros por hora. En noviembre harán su visita las Táuridas, que serán visibles especialmente en zonas sin contaminación lumínica, entre el 11 y el 12 del décimo mes del año. Entre el 14 y el 21, de este mismo, serán visibles Las Leónidas. Esta lluvia marcó un hecho en las historia de la lluvias de estrellas cuando el 17 de noviembre de 1966 registró miles de meteoros por minuto en un lapsus de un cuarto de hora.