Choqueante, por decir lo menos, fue la situación que experimentó un grupo de fieles que se encontraban en plena celebración religiosa en la Ciudad Benin, al sur de Nigeria.

Una mujer entró en trabajo de parto en medio de la reunión. Y aunque esto ya fue inesperado, el verdadero motivo de asombro llegó después, con el ser parido por la mujer, en el cual, aunque con características de bebé humano, pudieron observarse rasgos que lo hacen parecer un caballo.
 
El hecho ocurrió, según reporta el sitio All Africa, en medio de un intenso debate religioso sobre la supuesta imposibilidad de la mujer para procrear: al parecer llevaba 11 años casada sin poder tener hijos. Desesperada, acudió en busca de ayuda con el pastor de la mencionada congregación, quien dispuso iniciar una vigilia la noche del viernes pasado, previa a una sesión de oración al final de cual terminaría por da a luz.
 
Testigos aseguran que ya antes el pastor había dicho que lo que la mujer llevaba en su interior “no era un ser humano”, sino “una creatura chistosa”.
 
Curiosamente, ninguno de los asistentes conocía a la mujer o alguno de sus parientes. Al parecer acudió sola a la reunión y no volvió al día siguiente, a pesar de que los asistentes usualmente “regresan para agradecer a Dios” la ayuda recibida.
 
La creatura parida nació muerta y, tras el abandona de su madre, fue exhibida por un momento para que las personas la vieran. Para algunos, es la evidencia de que “Dios quitó la carga que por años le había impedido embarazarse”.