Lorena Riesgo, dirigente de la propuesta mencionó: que "del mismo modo en que las cajas de cigarrillos traen fotos de personas muriendo de cáncer, los envases de comida chatarra pueden mostrar fotos de niños, jóvenes y adultos obesos o imágenes sobre todo lo malo que puede provocar la ingesta de frituras".

Riesgo menciona que para "detener e incluso revertir la creciente tendencia del sobrepeso, obesidad, diabetes, problemas cardíacos y hasta cáncer" la Organización Mundial de la Salud (OMS) "ha instado a los gobiernos a tomar medidas para combatir el consumo de comida rápida".

"Uno de los problemas de la sociedad es la mala alimentación", advirtió, pues repercute en los jóvenes a través de "enfermedades, la capacidad de atención en las escuelas y sobre todo la obesidad, cada vez más vista en los niños por malos hábitos alimenticios".

La promoción de alimentos ricos en grasas saturadas y trans, azúcares y sal "ha sido reconocida durante años como un riesgo significativo para la obesidad en niños y para enfermedades crónicas relacionadas con la dieta, como dolencias cardiacas y algunos tipos de cáncer, en la edad adulta".