Astrónomos rusos han descubierto un nuevo súper cometa que se acercará al Sol en noviembre de 2013 y que será posible ver a simple vista hasta mediados de enero de 2014, ya que podría brillar aún más que la Luna llena. 

Se trata del cometa C/2012 S1 (ISON), llamado así en honor a sus descubridores, el equipo en la Red Internacional de Ciencia Óptica (ISON, por sus siglas en inglés).
 
Los rusos Vitali Nevski y Novichonok Artyom hallaron el cometa el 21 de septiembre a través de imágenes tomadas con un telescopio reflector de 40 centímetros. Pronto, otros observadores del cielo también lo tuvieron en su punto de mira y el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, en Cambridge, Massachusetts, anunció el hallazgo.
 
Según explica New Scientist, los astrónomos fueron capaces de rastrear la ruta del cometa y encontrar imágenes de la misma que se remontan a diciembre de 2011. Con esos datos, calcularon una órbita casi parabólica que dirige al cometa casi directamente hacia el Sol. La órbita del cometa también sugiere que es un recién llegado de la nube de Oort, el cinturón de objetos helados que rodea el Sistema Solar.
 
Entre el 28 o 29 de noviembre de 2013 pasará a menos de dos millones de kilómetros del Sol, según el Observatorio Remanzacco en Italia. Como no es más que una gigantesca bola de roca y hielo, corre el riesgo de comenzar a desintegrarse. Si sobrevive, el polvo helado liberado volverá su cola aún más brillante.