Sin duda que en esta época de frío uno de los productos preferidos por los chilenos es el café, lo que es confirmado por el último estudio Euromonitor de consumo, que establece que en Chile se beben aproximadamente 517 tazas de líquidos calientes per cápita anual, y de ellas 166 serían de café.

Por su parte, la cadena internacional Starbucks, afirma que entre abril y junio, el consumo de café caliente aumenta en 34%.

Lo más anhelado por quienes gustan de una taza de café es sentirse revitalizado, conseguir calor o acompañar una esperada conversación.

El café tiene como componente natural a la cafeína, estimulante del sistema nervioso central, que produce en quienes lo consumen un aumento en el estado de alerta y disminución de la fatiga física.

La académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello, Evelyn Muñoz, explicó que "la cafeína se absorbe rápidamente en el tubo digestivo, alcanzando su máximo nivel en sangre a los 90 minutos después de su ingestión. Permanece en el organismo entre 2.5 y 10 horas, metabolizándose en el hígado en un 95% para luego el 5% restante ser excretado por la orina".

La nutricionista sugiere tomar como máximo seis tazones de café instantáneo o cuatro café express al día.

CUIDADO CON LOS EFECTOS

Respecto a los efectos adversos, la académica subrayó que tomar dos a tres tazas de café en una ocasión, o sea 250 milígramos de cafeína, puede ocasionar síntomas como palpitaciones, insomnio, ansiedad, agitación psicomotriz y malestar digestivo.

"Además, existen cuatro trastornos psiquiátricos relacionados con ingerir mucha cafeína: intoxicación por ésta, trastornos del sueño, ansiedad y alteración no especificada desde otros puntos de vista inducidos" por ese elemento, advirtió la profesional.

Agregó que la privación de cafeína luego de haber tenido un consumo regular puede ocasionar cefalea, mareo, depresión e irritabilidad.

"No sólo la cafeína puede producir malestar, ya que tanto el café normal como el descafeinado pueden ocasionar o exacerbar los síntomas de úlcera péptica, esofagitis erosiva y reflujo gastroesofágico. En adultos de edad avanzada con bajo consumo de calcio o vitamina D, el consumo elevado de cafeína puede incrementar el riesgo de sufrir fracturas", aseguró.

ASPECTOS POSITIVOS

Pero el consumo de café no sólo tiene aspectos negativos, sino que también conlleva beneficios.

"La cafeína puede ser usada como factor auxiliar en el aumento de la fuerza muscular, ya que mejora el desempeño y retrasa la fatiga durante la actividad física de larga duración. Aumenta además, el gasto energético factor que sería útil en el manejo de los pacientes obesos y sobrepeso", dijo.

"Estudios demuestran que el consumo de café a largo plazo se relaciona con una notoria disminución en el riesgo de padecer diabetes mellitus. El café es fuente principal de fenol antioxidante y acido clorogénico, el cual actuaría como protector del páncreas, estimularía la captación de glucosa por los tejidos e inhibiría una hormona que estimula al hígado a producir glucosa a partir de otros nutrientes. Por consiguiente son los antioxidantes del café, con y sin cafeína, anteriormente mencionados los responsables de contrarrestar sus efectos nocivos sobre la tolerancia a la glucosa", manifestó la experta.

Finalmente, la nutricionista y académica de la U. Andrés Bello, dijo que "el consumo moderado y regular entregaría significativos beneficios preventivos en personas previamente sanas. Sólo hay que preocuparse de no caer en excesos".