Estupefactos quedaron los integrantes de un grupo de arqueólogos que en un milenario cementerio de México encontraron restos óseos bastante curiosos. 

El hallazgo fue hecho por trabajadores del lugar, quienes encontraron cráneos con forma de "alíen".
 
De acuerdo a información del Huffington Post, las osamentas que datan de entre 940 y 1308 DC, habrían sido intencionalmente deformadas como parte de un ritual documentado entre muchos grupos indígenas de América Central y del Sur.
 
“Este fue un cementerio hispano con 25 cráneos, y 13 de ellos deformados. No sabemos por qué esta población específica deformaba sus cabezas”, señaló a ABC News, Cristina García Moreno, investigadora de la Universidad Estatal de Arizona que trabajó en el proyecto.
 
Pese a que la deformación del cráneo es una práctica que se ha encontrado en varios grupos indígenas del continente, éste es el primer descubrimiento en la zona de Sonora. “La implicación más importante sería el de extender el límite norte de la influencia mesoamericana”, explicó Moreno.
 
Cabe destacar que Ryan Matthew, conductor de un programa científico estadounidense, explicó a Huffington Post que el proceso de deformación craneal comenzaba comúnmente en la infancia.
 
Relató que a los bebés recién nacidos, les ponían dos tablas en la cabeza que envolvían muy bien. “Debido a que la cabeza de los niños son muy moldeables, pueden ser manipuladas hacia adelante, pero el proceso habría tomado varios meses”, indicó Matthew.