Científicos de Estocolmo desarrollaron una vacuna que ha logrado exitosos resultados en la prevención de la acumulación de depósitos en el cerebro que se cree que causan el mal de Alzheimer.

 

Según informó BBC Mundo, la nueva vacuna CAD 106 fue aplicada en ensayos preliminares a 58 pacientes que mostraban las primeras etapas de la enfermedad, de leve a moderado, y demostró ser segura y no causar efectos secundarios.

 

El fármaco actúa estimulando al sistema inmune para que desarrolle una respuesta de ataque contra la formación de la proteína beta-amiloide, cuya acumulación en el cerebro sería la causante de la enfermedad, al formar placas tóxicas que derivan en daño y muerte celular.

 

Los resultados allanan el camino para llevar a cabo ensayos clínicos más amplios para confirmar la efectividad del fármaco.

 

De comprobarse su eficacia, dicen los expertos, será un avance muy importante en la búsqueda de una cura para esta enfermedad degenerativa que, según la Organización Mundial de la Salud, ya se convirtió en la mayor epidemia global.