Excavaciones en las entrañas de una colina romana han sacado a la luz un mosaico mural de fines del siglo I, informaron arqueólogos y autoridades municipales el viernes.

El trabajo artístico, que se encuentra en buen estado de conservación, muestra al dios Apolo, desnudo salvo por un manto colorido sobre un hombro, y una musa.

El mosaico cubre un muro de 16 metros de ancho y por lo menos dos metros de altura, aunque los arqueólogos creen que se extiende bajo tierra otros ocho metros.

El muro se encuentra en un túnel que sustenta los Baños de Trajano, emperador del 98 al 117 de nuestra era. Aparentemente decoraba una sala donde romanos adinerados se reunían a escuchar música y hablar de arte.

Texto: AP
Foto: EFE