El misterio de los "anillos de hadas" aparecidos en África quedó resuelto: esos enigmáticos círculos de hierba de dos a 12 metros de diámetro con el centro yermo son creados por termitas, revela un estudio en la revista científica Science.

Las conclusiones del trabajo ponen fin a más de 25 años de investigación para intentar entender estas formaciones frecuentes en las praderas del suroeste africano, en particular en Namibia, donde el pueblo autóctono de los Himba atribuye estos círculos a una creación divina.

La teoría de las termitas ya había sido descartada a falta de pruebas suficientes.

Pero el botanista Norbert Juerguens, de la Universidad de Hamburgo en Alemania, retomó la investigación y pudo demostrar que ciertas termitas de arena, llamadas psammotermes, son probablemente la causa de estos "anillos de hadas", también conocidos como "corros de brujas".

Juerguens estudió una franja de desierto de 2.000 km, desde el centro de Angola hasta el norte de Sufáfrica, y constató que estos insectos eran los únicos organismos vivos siempre presentes dentro de dichos círculos desde el inicio de su formación.

Este investigador, cuyo estudio se publica en la revista Science con fecha del 29 de marzo, pudo observar que las termitas se alimentan de raíces de césped, pastizales y otras plantas que terminan desapareciendo en esas zonas.

La ausencia de vegetación en el interior de los círculos hace que el agua de lluvia no se evapore y quede almacenada en la profundidad en el suelo arenoso.

Este agua permite a las termitas sobrevivir y mantenerse activas durante la estación seca y también explica por qué la vegetación puede crecer en la circunferencia del círculo.

Para Juergens, el fenómeno es un ejemplo del ecosistema producto de la actividad de las termitas: los "círculos de hadas", que a veces pueden durar décadas, vuelven permanente una vegetación que normalmente es temporaria en el desierto.