Uno de los grandes problemas cotidianos de los hombres a la hora de usar un lavabo, orinal o mingitorio, es no solo saber apuntar sino también secarse. Sobre todo si no tienen mucho tiempo para hacer todo correctamente.

Por esta razón, Eduard Gevorkyan e Iván Giner, inventaron el "Mingitorio 2.0". El bioquímico, de 23 años y el economista, de 27, crearon un orinal de pared para uso masculino. A primera vista, parece como cualquiera. Pero tiene algo muy importante: lava y seca el pene. Los creadores del producto tendrán su primer prototipo en un mes. Afirman que todo el dispositivo tiene materiales reciclables, además que reduce el gasto de agua del establecimiento.

Tumblr

Foto:

Los dos han trabajado en el invento por más de dos años y medio. "Hay dos sensores en la parte superior que  activan,  cuando uno acaba de ir al servicio, un difusor de agua vaporizada, suave y enjabonada, cuya temperatura varía en función de la que tenga el establecimiento", afirma Iván Giner. 

El invento, por supuesto, ya tiene cuantiosas ofertas. Una empresa holandesa les ofrece a los creadores 300 mil euros por la patente. Ellos la han rechazado, ya que confían tanto en lo que han inventado, que saben que pueden venderla por mucho más, informa el portal español "Cadena Ser".

Tumblr

Foto:

El hombre que llevó la cirugía de pene a un nuevo nivel 

Su nombre es Micha Stunz , vive en Berlín y tiene 45 años y decidió agrandar su pene con silicona no para sentirse más atractivo, sino para "sentirse mejor", según comentó el atrevido hombre al sitio "Vice".

Según Stunz, su miembro pesa más de 4 kilos y medio (10 libras), además mide 9 pulgadas (23 centímetros) de largo y más de 5 (13 centímetros)   de ancho, por lo que resulta sumamente atractivo en festivales fetichistas.

Este alemán se ha sometido a cuatro procedimientos y que según sus palabras se dice "listo para jugar" a pesar de que el tamaño de su miembro le impide hacer "algunas cosas en el dormitorio."

Además Stuntz señaló que su vida es bastante normal, excepto cuando va a comprar pantalones o calzoncillos.