Por razones de salud, un pequeño de Arabia Saudita de tan solo dos años fue sometido a una operación de reducción de estómago, convirtiéndose así en la persona más joven del mundo a la que se le practica una intervención de estas características.

Según relata el diario español ABC, el menor sufría apnea del sueño severa, lo que provocaba que cuando se quedaba dormido dejara de respirar. 
 
Los doctores ya habían tratado previamente de controlar el peso del niño mediante dietas, pero todos los esfuerzos resultaban en vano. Así, decidieron practicar una gastrectomía tubular laparoscópica, mediante la cual se extrae del 60 al 80% del estómago, restringiendo así la ingesta de alimentos.
 
La noticia ha instalado la polémica en el país, poniendo en duda si la decisión de sus primogénitos ha sido la más acertada. Estos ya habían intentado que el menor bajara de peso mediante otras técnicas, pero ninguna dio resultado. Según el portal de noticias «CNN», que ha consultado con expertos esta decisión, la intervención quirúrgica fue la mejor opción que podían tomar, evitando así graves problemas cardiacos que se podían desarrollar posteriormente.