La aspirina, ese medicamento centenario, sigue siendo una caja de sorpresas. No tan sólo combate la fiebre, el dolor, la inflamación, y además cuida el corazón. 

En los últimos años un goteo de investigaciones han apuntado al ácido acetilsalicílico como una fórmula para prevenir la aparición de tumores, y sobre todo del cáncer de colon. La revista médica "The Lancet" publicó tres nuevos estudios que no sólo confirman su papel protector sino que avalan su utilidad en el tratamiento de otros tumores, como el cáncer de próstata, pulmón o vejiga. Los tres trabajos pertenecen a la Universidad de Oxford y están dirigidos por el profesor Peter Rothwell.

Este especialista ya había establecido que una aspirina diaria reduce el riesgo de morir por un cáncer a largo plazo. Sin embargo, sus efectos a corto plazo estaban menos claros, especialmente en las mujeres. Tampoco se había determinado cuál era el riesgo-beneficio de consumir durante años una dosis diaria del medicamento. Riesgos como sufrir una hemorragia, uno de los principales peligros de su toma. Las respuestas han llegado con estas nuevas investigaciones.

En uno de estos trabajos se comprobó que el riesgo de morir por cáncer se redujo en un 37% en los participantes que la tomaban de forma diaria. Este efecto positivo se conseguía casi en la misma proporción tanto en hombres como en mujeres, según indica la cadena ABC de España.